7 consejos para sacar el máximo rendimiento a tu secadora

08.11.2018  |  Temas de actualidad

Si vives en una zona en la que suele llover, no tienes tiempo de que tu ropa se seque al aire libre, o, además, no tienes mucho espacio donde colgar la ropa, una máquina secadora es imprescindible en tu hogar. Eso sí, apunta los siguientes consejos para que tus prendas queden perfectas:

Regla #1

Mira bien las etiquetas de la ropa para ver si permiten un programa de secado. Recuerda que la ropa con elásticos, con espuma (como los sujetadores), con perlas o lentejuelas no son aptas para la secadora.

Regla #2

Es importante que uses un programa y una temperatura específica para cada tipo de tejido, especialmente con las prendas de lino o lana, porque son más delicadas y las que más tienden a encoger.

Regla #3

No metas excesiva ropa en la secadora. Lo aconsejable es llenarla a un 80% de su capacidad, ya que la ropa mojada pesa más, y así evitarás la formación de arrugas.

Regla #4

Llegado el caso, si tienes mucha carga de ropa es mejor que pongas dos veces seguida la secadora, porque en muchas secadoras la segunda vez aprovecharás el calor generado en el primer programa. Al separar la ropa, hazlo según su peso: la carga con prendas más livianas tardará menos en secarse.

Regla #5

Si utilizas nuestra Pelota para Secadora Dr. Beckmann, reducirás aún más las arrugas gracias a la tecnología “taco y espiral”, y ahorrarás tiempo de secado porque levanta y separa las prendas individualmente. Además, podrás añadirle a tus tejidos un olor fresco y duradero introduciendo dentro de la Pelota las Fragancias de Lavado de Dr. Beckmann.

Regla #6

Una vez termine el secado, no dejes la colada en el tambor, pues favorecerá la aparición de arrugas. Si la sacas directamente, la doblas y le pasas la mano por encima, como la ropa aún está caliente desaparecerán las arrugas residuales que le queden, y evitarás en muchas prendas el proceso de planchado.

Regla #7

Tras cada secado, no olvides limpiar los filtros y el condensador de agua, en caso de que tu secadora disponga de él. De esta forma, alargarás la vida de la máquina y mantendrás su eficiencia energética.

Comparte con tus amigos